La alegría de la conversión Ver más grande

Los creyentes nos sentimos siempre llamados a la conversión, pero a cuál y cómo. Para ayudarnos a clarificar esta doble cuesti&o ...

La alegría de la conversión

Iglesias González. Ignacio

BA0008

BAC 2000 y Jubileo

108

 1 (1997)

978-84-7914-320-6

Espiritualidad

90 artículos

5,34 €

Calificaciones y evaluaciones de los clientes

Más Información

Los creyentes nos sentimos siempre llamados a la conversión, pero a cuál y cómo. Para ayudarnos a clarificar esta doble cuestión, el autor de esta sencilla obra con-templa en ella las dos grandes dimensiones de esta inolvidable exigencia cristiana: el cambio de conducta que nace del arrepentimiento profundo y sincero (metánoia) y el giro consciente de la voluntad del creyente que orienta toda su persona hacia Dios (epistrofé). Ambos aspectos son inseparables y de ello se da buena cuenta en el desarrollo de este libro, si bien, y conforme a una buena argumentación bíblica y teológica, el autor otorga mayor relevancia al segundo, del que hace depender una de las características más importantes de la experiencia cristiana de la conversión, y que constituye, precisamente, el núcleo del título de la obra: la alegría.
   El libro hace hincapié también en otro elemento que, naciendo asimismo del segundo aspecto, resulta imprescindible en la tarea de la conversión, y es su calidad de relación personal. El creyente concibe su vida y su vínculo con Dios como «diálogo». Y es en el ejercicio de ese diálogo donde se desenvuelve su proceso de conversión, y donde el gozo alcanza su mayor sentido. Búsqueda de Dios al hombre, del hombre a Dios, encuentro, diálogo, alegría... Elementos constitutivos todos ellos de una conversión a la que nos sentimos urgidos siempre, pero de un modo especial en este final de milenio que nos recuerda el abrazo inicial de Dios a toda la humanidad en la persona de su Hijo.
   Esta obra desarrolla en ocho capítulos el proceso interior y exterior que implica la conversión cristiana, en relación con Dios y con la Iglesia.

Opiniones

Sea el primero en dar su opinión !

-->